Noticias
Centro de Consulta Sala de Prensa Eventos ¿Quiénes Somos? Seccionales Afíliese Contáctenos
 Secciones
Inicio
Afíliese
Eventos
Contáctenos
Revista CCI
Seccionales
Sala de Prensa
Productos y servicios
¿Quiénes Somos?
 De Interés
Concursos y Licitaciones
Información Jurídica
Centro de consulta

 

Las obras por valorización que necesita Medellín

El estado actual de la movilidad en Medellín hace urgente un serie de obras por valorización que mejoren las condiciones de la malla vial en la ciudad

Manejos poco eficientes y exceso de burocracia dieron al traste con el viejo sistema de valorización de Medellín, que por muchos años fue modelo de desarrollo para América Latina.

En los años 90, cuando agonizaba el Instituto de Valorización de Medellín-INVAL y siendo alcalde de la ciudad Juan Gómez Martínez, se decretaron tres obras por valorización, una de ellas denominada obra 500 que incluía una serie de proyectos para mejorar la movilidad en el sector de El Poblado mediante la construcción de intercambios viales, dotación de servicios públicos, tratamiento de quebradas y arborización. Pero unos meses más tarde, el Concejo de la ciudad decretó una consulta popular para aprobar su ejecución que fue votada en contra con el argumento de que dichas obras no eran necesarias y que ya existían cargas tributarias sobre los ciudadanos, como el impuesto por el Metro y el alza en las tarifas de energía.

Resulta fácil entender que el resultado no podía ser diferente, construir obras de interés ¨público¨ gravando al sector privado en momentos de recesión económica sin un adecuado estudio que sustente o justifique las inversiones no parecería fácil de socializar.

Vinieron años en los que algunos gobernantes locales sostenían que Medellín gozaba de muy buena infraestructura vial y su mejoramiento no era un tema prioritario, pues la ciudad debería destinar sus recursos a la inversión social.

Como consecuencia, la ciudad recortó su inversión en la malla vial mientras el parque automotor siguió creciendo. Hoy en Colombia existe un automóvil por cada 12 habitantes y en Medellín uno por cada 7; se espera que el país incremente esa relación a un automóvil por cada 4 habitantes en los próximos años. Medellín hará lo propio, así lo confirman las ventas de automóviles en los últimos años, solo este año se esperan ventas superiores a los 215.000 vehículos en Colombia, donde la ciudad participa con el 15% del mercado aproximadamente.

Panorama actual en materia de movilidad

Hoy los problemas de movilidad en Medellín son graves, al punto que se ha tenido que implementar un pico y placa que a pesar de sacar de circulación el 40% del parque automotor privado, no es suficiente para contrarrestar los inconvenientes de movilidad en las horas de máxima demanda. El sistema vial de la ciudad está próximo al colapso (según el estudio de viabilidad adelantado por el AMVA de no mejorarse la malla vial de la ciudad en el 2013 esta se saturará en los puntos críticos). Hoy nadie pone en duda la necesidad de adelantar obras que desde hace décadas se tienen definidas como necesarias. Pero, ¿cómo hacerlas? Si bien la ciudad tiene una envidiable situación financiera, comparada con otras ciudades del país, sus necesidades son tantas que es imposible contar con los recursos suficientes para adelantar las obras, que por años se dejaron de ejecutar sin nuevos esquemas que le permitan a la administración disponer de mayores opciones.

La ampliación de la Avenida 34; la ampliación de la Calle 4 sur; la construcción de la Vía Linares entre las lomas de Los Balsos y Los González y el empalme con la Calle 10; la conexión de la carrera 43, entre calles 11 y 11 A; la Conexión de la Carrera 43C entre las Calles 8 y 9; la Conexión de la Carrera 43C entre las Calles 7 y Transversal 6ª y el Puente sobre La Presidenta; la prolongación de la Calle 18B Sur; la prolongación de la calle 37A hasta la Vía Las Palmas; el paso a desnivel en la Transversal Superior con la Loma de Los Balsos; la prolongación de la Loma de los Parras, desde la Transversal Inferior hasta la Carrera 29,son obras que debieran estar ejecutas en la década de los 90.

Es clara la urgencia de este tipo de proyectos y la necesidad es tan apreciada por la comunidad que la implementación de nuevo de un sistema de valorización moderno ha sido bien recibida. Para ello se ha dado vida al recientemente constituido Fondo de Valorización del Municipio de Medellín - Fonval, que será el encargado no solo de la ejecución de las obras sino de su adecuado derrame para que este sea justo y adecuado.

Bienvenido de nuevo este modelo que sin duda bien derramado y administrado traerá bienestar, prosperidad y valorización a los inmuebles del sector, pero para lograr esto es necesario corregir viejos vicios presentes en nuestro actual sistema de ejecución de obras públicas.

Se requiere una adecuada planeación

Antes de iniciar las obras de construcción, el proyecto deberá contar con:

 -Licencias ambientales.
 -Previa gestión de predios que eviten trastornos y demoras durante la etapa de construcción.
 -Adecuada socialización de los proyectos con la comunidad afectada.
 -Adecuada selección del consultor.
 -Diseños fase III para garantizar el presupuesto y el cumplimiento de los cronogramas.
 -Un modelo de pliegos que garanticen objetividad y transparencia para garantizar la adecuada selección del constructor.
 -Eficiente coordinación con las empresas de servicios públicos como condición necesaria para evitar obras innecesarias o adicionales que traigan demoras y sobrecostos que puedan desbordar los presupuestos del proyecto. Si bien Medellín puede presumir de contar con una de las mejores bases de datos sobre sus redes, recientes estudios indican que la presencia de redes no identificadas pueden representar cerca del 37% de las causas de demoras y sobrecostos en obras viales urbanas.

Si se logran poner en práctica estas sencillas pero efectivas medidas de planeación, la ciudadanía de Medellín obtendrá unas obras de calidad que costarán lo presupuestado y las serán entregadas oportunamente y con el mínimo impacto.

volver

 

Bogotá D.C.: Avenida Calle 26 No 59-41/65.  PBX: (1) 6053030 - (1) 2364848.  Fax: (1) 6059210.
Poblado, Medellín, Antioquia: Cr 43 B No. 16 - 91 - Barrio Manila. Teléfono: (4) 4448875
Cali (Valle): Calle 64N No. 5BN-146, oficina 402G Centroempresa. Teléfono: (2)4852565 - 4852566 - 4852567. Cel: 313-7592279. Fax: (2) 8934844
Barranquilla (Atlántico): Carrera 43 B No. 76 - 23. Teléfono: (5) 3583304. Fax: (5) 3564650.